Algunas empresas envían sin motivo a casa a las monitoras por los casos Covid en niños

El sector de Monitoras de comedor del FeSMC-UGT Aragón, junto CCOO Aragón y OSTA ha denunciado la situación de desprotección laboral en la que se encuentran con el aumento de casos Covid por las prácticas de algunas empresas y que afectaron el mes pasado alrededor de 70 trabajadoras.

En un comunicado conjunto, tras la rueda de prensa han manifestado que:

Después de las vacaciones de Navidad y debido al aumento de casos de COVID 19, el Departamento de Educación envía instrucciones a los centros educativos para favorecer el funcionamiento en horario de comedor, y para facilitar refuerzos donde se necesiten.

Sin embargo, la realidad es que los refuerzos llegan con cuenta gotas y además las empresas del sector incumpliendo la orden que regula el funcionamiento del comedor ORDEN ECD/666/2016 del 17 de junio envían a monitoras a sus casas.

Esta orden recoge como debe contratarse a las monitoras de comedor marcando la ratio correspondiente, además de regular el cálculo de dichas ratios, “Para el cálculo de las ratios se computarán los comensales de cada nivel educativo, matriculados al comienzo del curso escolar” y de forma continuada.

Actualmente las empresas están enviando a trabajadoras a sus casas, en unos casos sin percibir salarios, en otros aplicando un ERTE, a trabajadoras que, por su antigüedad deben permanecer en sus puestos de trabajo sumando así también el incumplimiento del Convenio Colectivo Artículo 12.º Se entiende por llamamiento, la incorporación al puesto de trabajo al comienzo del curso escolar en función del número de comensales y la antigüedad en el sector.

La denuncia y preocupación de los tres sindicatos es que “se está enviando a sus casas a trabajadoras que deberían permanecer en sus centros de trabajo ya que, en ningún caso, hay niños que se dan de baja, sino que son niños que se ausentan por motivos COVID”.

Consideran “un agravio comparativo” respecto al resto de personal de los centros; a nadie se les envía a sus casas, “otra cosa es que tengan que coger la baja”, pero “en ningún caso se les deja de abonar sus salarios”.

Las trabajadoras del sector se preguntan si deben ser las monitoras las que compensen a las familias los días de ausencia de sus hijos del comedor con sus salarios y la razón por la que ahora se modifica y se permite hacer a las empresas “lo que quieran” obviando las normas.

Las organizaciones han trasladado su preocupación al Departamento de Educación a través de conversaciones telefónicas y de emails dirigidos a la Directora General de Planificación y Equidad, para que desde allí se “obligue” a cumplir a las empresas con las órdenes e instrucciones que desde el propio departamento se emiten.

Los sindicatos lamentaron no haber encontrado respuesta y seguir viendo como “día tras día, se van enviando a compañeras a sus casas sin nada que lo motive”.

Temen que esta situación sea la excusa perfecta para abrir una puerta y que las empresas puedan prescindir temporalmente de trabajadoras por motivos peregrinos.

Valoran que el sector está siendo “ninguneado” desde hace mucho tiempo, perdiendo poder adquisitivo, puestos de trabajo, jornadas recortadas, modificación de horarios, una mala aplicación de las medidas COVID, no facilitando mascarillas y otras medidas de protección, todo esto, no podemos perder de vista, también afecta al desarrollo del servicio.

Por lo tanto, después de agotar las vías de diálogo con empresas y administración este sector estudia ya, medidas de movilización para tratar de solucionar tanto “despropósito”.