El personal de cocina y office de comedores escolares de los colegios públicos piden que se establezcan ratios para ofrecer un mejor servicio

Denuncian la excesiva precariedad del sector y la desigual proporción de personal en centros educativos con los mismos comensales

Desde que se transfirieron las competencias en materia de educación a las Comunidades autónomas, Aragón no dispone de una legislación que establezca unos ratios en este sector que emplea a 300 personas entre cocineros/as; ayudantes de cocina, jefes/as de cocina y auxiliares de limpieza, mientras que otras Comunidades autónomas sí disponen de regulación.

La distribución actual de este personal es aleatoria y se dan casos tan paradigmáticos como que entre centros educativos, con un mismo número de comensales, la diferencia del número de personal de cocina y office entre uno y otro sea justo de la mitad. Este hecho empeora las condiciones laborales de unos trabajadores respectos a otros, que no pueden desarrollar en las mejores condiciones su trabajo, precarizando su labor repercutiendo en la calidad del servicio.

Desde FESMC-UGT Aragón y OSTA exigen que se legisle y se establezca una regulación al igual que en otras Comunidades autónomas y que el Gobierno de Aragón escuche las necesidades de los trabajadores del sector. Desde ambos sindicatos consideran que el punto de partida debe ser los criterios establecidos en la Orden del Ministerio de Educación y Ciencia de 24 noviembre de 1992 por el que se regulan los comedores escolares y que establecía en el artículo 7.1 que “La proporción de personal de cocina y servicio necesario se fijará con arreglo a los siguientes módulos: Un/a cocinero/a y un/a ayudante por cada 100 comensales o fracción superior a 40, que se incrementará con otro/a ayudantes en los caso de comedores para alumnos de Educación infantil o Educación especial” .

Es el momento de que el sector personal de cocina y office de comedores escolares tengan unas condiciones laborales seguras, claras, reguladas y que pongan fin de una vez por todas al sobresfuerzo que realizan a diario.